… y siempre con nosotros

Cristina Contreras

Me llamo Cristina y nací en Ciudad Real, el día de los enamorados de hace 19 años. Desde entonces, fui descubriendo los colores, las texturas, los sabores y las luces de mi tierra de una manera muy peculiar.

Mi primera cámara fotográfica fue una pequeña cámara digital que tenía prácticamente de todo, menos calidad en las fotos. No obstante, me inquietaba echarle imaginación y jugar a “ver qué era capaz de hacer”. Desde entonces, la tecnología nos ha facilitado (o a veces no) la tarea de plasmar la realidad a través de angulares o teleobjetivos de última generación. Mi cámara actual no es de lo más novedoso del mercado, ni de lo más espectacular, pero está conectada con mi imaginación. Es mi querida Nikon D40.

Mis maestros han sido, sin duda, los mejores: la gente que ha compartido conmigo la vida, quizás un minuto, quizás un parque, un café o un autobús. Aquellos que me han dicho algo con los ojos, con su posición, con su boca, con sus manos y arrugas, con su silueta…

Captar un segundo de sus vidas ha hecho que aprenda, a nivel personal, lo que nunca imaginé.

Admito que pocas veces he tenido paciencia para leer los libros de instrucciones; pero creo que esto no es siempre necesario. Prefiero observar aquello que me transmite algo, y hacer click; inmortalizar segundos de algo que sólo podremos revivir recordando; guardar cachitos de historias y de vida; llenar de colores, sensaciones, gestos… el mundo que vivo y que comparto, una vía de escape dentro de la rutina, un… “desmenucemos la vida en detalles”. Muchas veces he sentido que la fotografía era como hacer un puzzle de mi vida.

Aunque mi formación en este mundo es fundamentalmente autodidacta, soy asidua curiosa del mundo de la psicología, carrera que amo y estudio.

Creo que los detalles son realmente los que nos distinguen. Así pues, me presento diciendo lo más importante de mí y de mi vida:

Siempre he tenido chapas, me gusta dormir abrazada y andar sola por la calle, a veces se me quedan los pies fríos de andar por casa en calcetines, no me llevo bien con los calendarios, fumo demasiado, no paro de echarme colonia hasta que alguien me dice que pare, tengo el don de relacionar todo con todo, me gusta dar los buenos días, las buenas noches, y usar post-it para todo; soy una esponja con la cerveza, algunas veces me echo de menos, disfruto del frío, aunque me echen la bronca cuando tirito; puedo hacer el tonto hasta limites incalculables, tengo intuición, necesito mi terraza, amo el color verde, la fotografía, la gente desarreglada, las noches entretenidas y el sonido de un cascabel; cedo más de lo que debería, odio las prisas, y a los ricos, lleno las maletas de cosas innecesarias, pronuncio mal el inglés, echo Ketchup a casi todo, me encanta hacer regalos, de pequeña mentía constantemente y ahora no sé ni disimular; quiero una caravana, tengo un pijama polar rosa muy calentito, pienso de más, me gustan las palabras, siempre guardo cosas que sé que no voy a usar nunca, me cuesta abrirme a la gente, siempre me ganan en los recuentos de estrellas fugaces, la música me es vital, me resultan adorables las personas que sonríen mirando para abajo, no me gusta el billar, siempre que nieva pruebo a comerme la nieve, soy impulsiva, mi almohada es totalmente imprescindible, a menudo me mancho con el rimel, soy experta en preparar infusiones…

Mi sueño sería recorrerme el mundo en caravana, conocerlo todo con mi cámara colgada al cuello. El click de mi querida Nikon D40 me mira y me invita a jugar con el mundo, y eso me encanta.

*******************************************************************************************************************************************

Pilar Morales Herrera

Me llamo Pilar y tengo 21 años. Soy la escritora de Ojos Venecia.

Me interesa todo lo relacionado con la expresión de la subjetividad del individuo, especialmente a través de las artes plásticas y la literatura. Creo en éstas como vía renovadora de la persona, en tanto que trae a la realidad mundos imaginados y soñados, y como nexo principal interpersonal.

Estudio Filología Hispánica y me encantaría seguir trabajando en el campo de la lengua. También me atrae la Filosofía. Una de mis grandes metas es poder publicar mi propia literatura, tal vez novelas o ensayos.

Me gustan los domingos, la tarta de queso y las mañanas perezosas.

Léeme aquí: http://letrasmiopes.blogspot.com

Escríbeme aquí: pitxly@hotmail.com

*******************************************************************************************************************************************

Marina Velasco Serrano

Mi nombre es Marina y mi papel dentro del grupo es el de lectora; o dicho de una manera más poética, soy “la voz” de Ojos Venecia.

Como podéis imaginar, para llegar hasta aquí no se necesita una formación especializada: el simple amor por la lectura puede ser el entrenamiento perfecto. Y creedme si os digo que para eso estoy bien entrenada. Supongo que mi madre es la principal culpable, pues, desde que tengo uso de razón, la recuerdo leyéndome cuentos antes de dormir. Desde hace ya algunos años, sé leer por mi cuenta, pero ella sigue estando ahí para regalarme libros sin un motivo aparente, o para pasarme la última novela que acaba de leer y que tanto le ha gustado. Si bien es cierto que ahora no dispongo de todo el tiempo que quisiera, trato de buscar ratitos que me permitan continuar con esta afición.

La falta de tiempo a la que hago referencia se debe a que actualmente me encuentro estudiando segundo curso del Grado en Lenguas Modernas y Traducción, en la universidad de Alcalá de Henares, y ya se sabe que la vida del estudiante es de todo menos tranquila. Los idiomas son mi otra pasión, aunque para mí va todo ligado: lengua, literatura, cultura, sociedad… Es evidente que vengo de la rama de letras.

En cuanto al arte, pienso que es la herramienta perfecta para impulsarnos a aprender, a descubrir, a conocer, a imaginar, a abrir un poquito más nuestra mente, a viajar. De hecho, además de formar parte de “Ojos Venecia”, soy miembro del grupo de teatro “L’astrolabe”, que actúa en francés, mi idioma predilecto.

Voilà, c’est tout!

*******************************************************************************************************************************************

Ana Delgado

Nací hace 18 años en Ciudad Real y tuve una infancia sencilla y feliz gracias a las personas que se desvivían porque así fuese. Llevo dos años estudiando en la Escuela de Artes Escénicas de Castilla- La Mancha y acabo de aterrizar en Estudios Ingleses en la UCLM de Ciudad Real.

Mi miedo a expresarme fue el que me impulsó a descubrir el teatro como mi particular medio de comunicación. Ser capaz de retroceder unos años en el tiempo y rescatar a la niña que fui, o avanzar de un gran salto y, con un poquito de maquillaje, tener ochenta años, hacen que mire la realidad con ojos nuevos y me renueve constantemente. Gracias al Teatro de la Sensación, a su atmósfera y al maestro que pone toda su alma en cada clase, he descubierto el verdadero significado de CRECER.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: